Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

VOLVER A PRIMERA PLANA

 

Brasil, Estados Unidos y la crisis paraguaya

Enrique Vargas Peña

Funcionarios de diverso nivel de los gobiernos de Brasil y Estados Unidos opinan, cuando son consultados por la prensa internacional, que el problema paraguayo se debe a que nuestra cultura democrática es superficial.

En tales términos se expresó, por ejemplo, el canciller brasileño, Lampreia, en una entrevista difundida esta semana por la cadena norteamericana de TV, CNN.

Los gobiernos de Brasil y Estados Unidos opinan como si ellos no fueran responsables de la crisis paraguaya, como si ellos no hubieran contribuido de manera decisiva a instalarla y agravarla, al menos desde 1996 hasta hoy.

La cultura democrática está perfectamente instalada en la sociedad paraguaya. En los once años transcurridos desde el derrocamiento del general Alfredo Stroessner, la conducta cívica del pueblo paraguayo ha sido ejemplar, comparable a la de los más renombrados y famosos pueblos democráticos del mundo.

Sin embargo, Brasil y Estados Unidos alentaron a los poderes fácticos paraguayos a despreciar al pueblo paraguayo, a sus pronunciamientos electorales. Brasil y Estados Unidos avalaron todos y cada uno de los problemas por los que se terminó despojando a los ciudadanos del Paraguay del derecho a elegir pacífica y constitucionalmente a sus propios gobernantes.

Brasil y Estados Unidos no tienen altura moral, en consecuencia, para hablar con ese dejo de suficiencia del canciller Lampreia con respecto a la cultura democrática del pueblo paraguayo.

Esa actitud de brasileños y norteamericanos encubre, además, un cierto racismo que, por supuesto, carece de justificación.

Lo que sí encontraron Brasil y Estados Unidos en el Paraguay son poderes fácticos completamente dispuestos a desconocer la voluntad del pueblo; privilegiados absolutamente comprometidos en la defensa de sus intereses particulares; personas capaces de entregar el país para mantener su preeminencia no consentida por la sociedad paraguaya, heredada del pasado autoritario.

Y habiéndolos encontrado, Brasil y Estados Unidos no solamente no trabajaron a favor de asegurar la vigencia plena de las instituciones democráticas en el Paraguay, no solamente hicieron todo lo que estuvo en sus manos para impedir que en nuestro país se consolide el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo, sino que los apoyaron con todo el peso de su desequilibrante poder.

En esa tarea contaron con la colaboración plena e incondicional del Vaticano.

Si la cultura democrática instalada en el pueblo paraguayo no ha podido generar aún una institucionalidad democrática consistente, se debe, y en grado superlativo, a la colaboración que Brasil y Estados Unidos prestan al autoritarismo en el Paraguay.