Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

 

La dependencia de González Macchi

Enrique Vargas Peña

La Corte Suprema de Justicia del Paraguay, fruto de un pacto político entre el entonces jefe del Partido Liberal Radical Auténtico, Domingo Laíno, y quien en ese momento era presidente de la República, Juan Carlos Wasmosy, abolió el derecho del pueblo a elegir a los administradores del Estado para instalar en la presidencia a Luis Gonzalez Macchi por la vía de una opinión judicial.

Los integrantes de la Corte, políticamente endeudados, sustituyeron al pueblo paraguayo en la tarea de elegir al presidente del país mediante el acuerdo número 191, de abril de 1999.

Estados Unidos, Brasil y Fernando de la Rúa podrán decir y dicen que esto es legítimo, aunque en las democracias el pueblo, y no las opiniones judiciales, elige a los administradores del Estado.

La razón por la que los gobiernos extranjeros convalidan la dictadura oligárquica que González Macchi preside es preservar la influencia que les otorga el hecho de ocupar el lugar del pueblo como fuente de legitimidad.

La dictadura paraguaya no es unipersonal como fueron la de Stroessner o la de Stalin. Es oligárquica. El presidente no tiene poder sino como delegado de la oligarquía. Es la oligarquía la que detenta y ejerce la dictadura. El presidente desempeña un papel ceremonial y fusible. El poder está más esparcido y oculto.

Esto es lo que a mi juicio proyecta una falsa imagen de inestabilidad interna.

El régimen paraguayo depende de las potencias extranjeras, de ellas y sólo de ellas recibe legitimidad, y tiende, lógicamente, a atender deferentemente sus pedidos en orden a asegurar en el exterior un reconocimiento que no tiene en el interior.

La pérdida de soberanía implícita en toda dictadura, en el sentido de arrebatar al pueblo su derecho a ejercer la plenitud del poder, se extiende también aquí a la pérdida de soberanía en el sentido del poder actuar con autonomía ante las potencias extranjeras.

Este segundo aspecto de la pérdida de soberanía en el Paraguay nada tiene que ver con la globalización. Tiene que ver con la usurpación.

Por la globalización, los gobiernos pierden control sobre espacios y elementos que anteriormente podían supervisar y lo hacen de una manera natural como consecuencia del proceso tecnológico en curso. Por la usurpación, la dictadura se encuentra en la necesidad de ser receptiva a los intereses de las potencias extranjeras en orden a lograr o mantener su reconocimiento.

La dependencia del régimen de González Macchi tiene más sabor a coloniaje que a Internet y la oligarquía paraguaya funciona más como la India de los rajaes que como país integrado al mundo.