Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

Cien días

Enrique Vargas Peña

04 de octubre de 2000

   

El nuevo ministro de Hacienda está pidiendo cien días de gracia para que se vean los resultados de su gestión, lo cual podría ser razonable en cualquier país o incluso en este, en otras circunstancias.

Pero ocurre que la situación del erario público no admite ya demoras y la de la economía de los ciudadanos, empresarios u obreros, hacendados o campesinos, la admite menos aún.

Todo el país sabe que las soluciones no serán fáciles y que los frutos del esfuerzo no se verán inmediatamente, pero eso no es lo mismo que el plazo que pide el ministro Oviedo por la sencilla razón de que se trata de un término para ver si puede extraer más recursos de la sociedad para financiar los gastos políticos del gobierno.

Y eso es, precisamente, lo que la sociedad se muestra cada vez menos dispuesta a tolerar, simplemente porque eso es lo que puso al país en la situación en que se encuentra.

El ministro Oviedo no ha presentado, como lo recordó su antecesor, Federico Zayas, nada distinto a lo que este mismo había hecho y propuesto, que tanta disconformidad causó.

No es razonable, en un país sumido en una recesión crónica, pretender cobrar más a contribuyentes que ya están exhaustos, no solamente por el decreciente movimiento general de la economía sino por lo relativamente mucho que se les pide de impuestos para lo poco y lo malo que se le ofrece en servicios públicos.

Entonces, la ciudadanía se pregunta con razón ¿cien días para qué?

La gente percibe que lo que pide el ministro Oviedo son cien días para ver si puede acelerar el paso que está llevando al país a la ruina total, que puede tener muchas aristas.

La ruina puede ser una inflación galopante. Puede ser un endeudamiento irremontable, puede ser la pérdida de la escasa soberanía que resta en manos de la nación paraguaya, puede ser una salida completamente autoritaria o, lo que es peor y más factible, una combinación asombrosa de todas las posibilidades juntas.

        Y para eso no hace falta esperar cien días.   

 

   

 

VOLVER A PRIMERA PLANA