Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

La estrategia de Oviedo

Enrique Vargas Peña

02 de mayo de 2000

  

El día 30 de abril, Lino Oviedo expuso, a través de Radio 9:70 AM su estrategia política para el futuro inmediato: no participar, no legitimar al régimen, dejarlo solo, no molestarlo.

         Parecen confirmarse de este modo las diversas teorías que decían que el oviedismo no participaría de la elección vicepresidencial, aún cuando al país no le quedara otra alternativa opositora que esa.

         La elección del 13 de agosto, pues, será entre los diversos componentes del régimen: los argañistas, los liberales y dos o tres candidatos independientes sin la bendición de nadie.

         El régimen inaugurado el 28 de marzo de 1999 ha estado planteando que el oviedismo es la causa de todos los males del país. La propaganda oficial imputa a Oviedo no solamente los asesinatos que catapultaron al poder a sus actuales usuarios, sino el dengue, la crisis comercial, la recesión, el empantanamiento político, etc.

         Oviedo responde ahora con la jugada más riesgosa, para él y para el país: no molestará al régimen ni siquiera para plebiscitarlo, como proponemos muchos, de manera que a partir del 13 de agosto sea él solo, sin nadie a quien culpar, el responsable evidente de lo que ocurre, y de lo que no ocurre, en el país.

         A partir de ahora nadie podrá seriamente decir que Oviedo dificultó la estabilidad que el régimen ha estado reclamando para tomar las medidas que ha debido tomar desde hace bastante tiempo para sacar al país del atolladero.

         Pero se priva al país de la oportunidad de deshacerse por la vía de las urnas de uno de los peores gobiernos que ha sufrido, pues la participación en el acto electoral del 13 de agosto queda reducida a preferir alguno de los matices de sí mismo que el régimen es capaz de ofrecer.

         La dictadura tiene el futuro asegurado, nadie le disputará el derecho a existir o a gobernar. Y nadie queda disponible para ser acusado de sus fracasos, fracasos que se verán agravados por la soledad en la que vivirá hasta el final, libre, completamente libre, para hacer y deshacer.

         Y con ello se condena a la sociedad a sufrir este desastre al menos hasta el 2003, con todo lo que ello implica en términos de sufrimiento, postergaciones y dolor para la gente común, cuya vida y cuya hacienda seguirán en manos de una gavilla de oportunistas inescrupulosos.

         Nadie podría, al menos nadie con un mínimo sentido de justicia, reprochar a Oviedo esta decisión dura, considerando que no es lógico pedirle ahora que actúe como un mesías cuando se lo ha condenado, sin pruebas, por esa misma imputación.

         Aunque si Oviedo cree que dejarán de culparlo por los fracasos que siembren los incompetentes que nos gobiernan, se equivoca de medio a medio, pues las dictaduras no pueden vivir sin culpar a alguien y cuando no lo hay, lo inventan.

VOLVER A PRIMERA PLANA