Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

 

Segundo ocaso liberal

Enrique Vargas Peña

A medida que se aproxima la fecha de la convención en la que el Partido Liberal Radical Auténtico decidirá la continuidad de su apoyo a Luis González Macchi, se consolida la imagen de fracaso que proyecta esa organización política.

En 1940 se produjo un ocaso del Partido Liberal, cuando resolvió tomar una posición ambigua ante el proyecto autoritario del general José Félix Estigarribia, proyecto bendecido, sino ideado, por Estados Unidos.

Los dos grupos que se enfrentan ahora son el presidido por Julio Cesar Franco, actual presidente del partido, que plantea el retiro y el presidido por Domingo Laíno, que plantea la continuidad de la organización en el gobierno.

Domingo Laíno, que la lideró durante más de treinta años, y Franco, se están realizando críticas que son sencillamente demoledoras, independientemente del resultado de la convención.

Sostiene Laíno que debido a las pendulares variaciones de Franco con relación a González Macchi el partido ha sido dejado en ridículo y que Franco y su grupo, Miguel Abdón Saguier, Carlos Mateo Balmelli, Juan Carlos Ramírez Montalbetti, expresan un cierto infantilismo político notable al actuar en base a resentimientos generados por la posesión de cargos.

Se recordará que el Partido Liberal Radical Auténtico, presidido ya por Franco, acordó integrar el gobierno de González Macchi mientras se forzaba la caída del régimen constitucional, con dos ministros.

Casi inmediatamente, Franco sostuvo que dichos ministerios eran patrimonio del partido, contraviniendo la letra y el espíritu de la Constitución, lo que lo llevó a imponer la primera crisis del nuevo régimen al imponer la renuncia del entonces ministro de Agricultura, Luis Alberto Wagner, para sustituirlo con un hombre de su confianza.

Franco puso así al partido en la senda de la división, al obligar a sus integrantes a definirse sobre la participación en el gobierno.

Como Wagner capitalizó el descontento que dicha acción y, en un plano más general la desastrosa marcha del gobierno, estaba generando en la opinión pública partidaria, Franco se vio tentado a realizar una apuesta más grande, solicitando nada menos que el cuarenta por ciento de los cargos y la vicepresidencia de la República.

Laíno, en cambio, sostiene que un partido serio debe evitar estos vaivenes, aunque más no sea para proyectar una imagen de equilibrio, ya que no de respetabilidad.

Franco, a su vez, critica a Laíno diciendo que se está convirtiendo en cómplice del gobierno, cuya legalidad, sin embargo, no cuestiona, tratando de ocultar que hasta hace menos de un mes, él estaba pidiendo mayor espacio en ese mismo gobierno.

Y señala como pruebas que Laíno ha recibido el cargo de "embajador itinerante" del presidente de la República, con el fin de hacer política en el partido.

Las críticas mutuas, que minan la credibilidad de los referentes de ambos grupos, no abordan el tema central del debate político paraguayo, que es la legitimidad del régimen.

Es más, ambos grupos tienden a coincidir en este tema.

Esta es la razón por la que es probable que propuestas de compromiso, como la presentada por Juan Manuel Benítez Florentín, que pretende permanecer en el gobierno con mayores condiciones, tiene posibilidades de triunfar.

Pero triunfen o no estas propuestas, o cualquiera de las dos enfrentadas, la posición de los liberales es ambigua ante lo importante y clara en exponer las miserias que mueven a sus dirigentes.