Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

 

El presupuesto del 2000

Enrique Vargas Peña

El Senado pretende aumentar en trescientos millones de dólares los gastos programados en el presupuesto del año 2000 que se está elaborando.

Pero aún cuando no logre su objetivo, ese presupuesto contiene ya muchos más gastos que los del presente ejercicio, 1999, y permite explicar hacia dónde está dirigiendo el país su actual "clase" política.

El Paraguay está estancado desde hace 16 años, con un ingreso anual per cápita de unos mil seiscientos dólares. A raíz de la crisis financiera estallada en abril de 1995, el estancamiento adquirió visos de recesión: desde 1997, el Producto Interno Bruto está descendiendo entre medio y un punto por año y, de mantenerse las tendencias actuales, durante el 2000 puede incrementar su ritmo de descenso a uno y medio por ciento anual.

Estas cifras, sin embargo, parecen benignas con relación a la sensación que existe en la calle y a las tasas de disminución de actividad económica que muestran los diferentes sectores, que llegan a caídas que se sitúan entre el 20% y el 40%, afectando incluso las ventas de cervezas y pan.

Ocurre que las cifras globales del Producto Interno Bruto incluyen la actividad generada por el Estado, que si ha tenido un incremento sostenido, pero que no está dedicada a optimizar o aumentar el aparato productivo, sino a satisfacer sus gastos corrientes y sus compromisos financieros.

Esto significa sencillamente que los índices globales de la recesión (uno por ciento este año, por ejemplo) esconden dos cosas al mismo tiempo: primera, la caída real de la actividad económica del sector privado que, salvo excepciones muy contadas (tal vez la soja), es muy pronunciada; segunda, el proceso de concentración de la riqueza mediante el Estado.

El Estado se ha convertido en un auténtico vampiro y esto no es un eufemismo: está absorbiendo crecientemente los recursos que el país necesita para vivir, para concentrarlos en muy pocas manos, que los sacan de circulación.

Ingentes cantidades se destinan, en el presupuesto en estudio tanto como en el que está en curso, a transferir, con títulos dudosos, los escasos recursos que le quedan a la sociedad, a las pequeñas listas de privilegiados que se las han ingeniado para aparecer como dignos de recibir algún tipo de "salvataje financiero" y a pagar los crecientes sueldos, salarios, viáticos, gastos de representación y jubilaciones de la burocracia.

Cualquier persona que salga a la calle o al campo puede ver lo que esto significa en términos reales: los funcionarios públicos en lujosas "4x4", los carteles de "Se vende" o "Se alquila" floreciendo, las cada vez más grandes aglomeraciones de niños y jóvenes de la calle, despojados de esperanza.

La perversidad del régimen de Marzo, que es continuidad administrativa de la gestión de Juan Carlos Wasmosy en la presidencia de la República, es manifiesta, insolente, soez, insoportable.

En el Senado nadie defiende el dinero del pueblo y todos están viendo cómo repartirse con mejor provecho lo que se roba a la nación paraguaya.