Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

Consecuencia de Marzo

Enrique Vargas Peña 

01 de febrero de 2001

  

El deterioro de la situación personal de cada paraguayo, excepto los amigos del gobierno, no es un accidente y no es siquiera consecuencia de la ineptitud del presidente Luis Ángel González Macchi, como quieren ahora hacer creer algunos antiguos aliados suyos.

         El descenso de la calidad de vida de esos paraguayos es el resultado del cambio del 28 de marzo de 1999, que modificó el régimen político en Paraguay.

         Este cambio produjo los siguientes hechos:

1.     Restringió el derecho de hacer oposición al gobierno.

2.     Restringió el derecho a elegir autoridades.

3.     Suspendió la separación de poderes.

Estos hechos conducen necesariamente a una utilización ineficiente del poder público en la que el prevaricato, el cohecho, la malversación de fondos y el tráfico de influencias se convierten en mecanismos ordinarios de gestión.

    El poder se convierte en un instrumento cuya supervivencia depende de manera creciente de su capacidad para concentrar la riqueza en beneficio de sus aliados, sin consideración de la capacidad productiva de la sociedad y para ejercer represión en defensa de dicha concentración.

    Esto quiere decir, simplemente, que las necesidades económicas del poder (creación de cargos públicos para los amigos, evasión de impuestos para los privilegiados, estipendios para los aliados, etc.) se solventan sin atender la posibilidad contributiva de la gente, recurriendo, por tanto, cada vez más al cobro abusivo de impuestos, tarifas, tasas y demás cargas que se imponen a los ciudadanos.

    Esta clase de procesos políticos no son nuevos ni originales. Fueron estudiados ya por John Locke, Charles de Secondat, Lord Acton, etc., quienes analizaron suficientemente las diversas etapas por las que pasan hasta estallar o, para desgracia de los pueblos que los sufren que quedan condenados al atraso y a la opresión, hasta consolidarse.

    La ineptitud del presidente González Macchi es accesoria, secundaria, prácticamente irrelevante, en el proceso de deterioro del nivel de vida que afecta a la mayoría de los paraguayos. El reemplazo de González Macchi no modificará el destino de la gente si no se modifica también el sistema que el senador preside.

    Es el sistema inaugurado el 28 de marzo de 1999 el que debe ser cambiado si es que se desea una mejoría real y sostenida en Paraguay.

 

  

    

VOLVER A PRIMERA PLANA